¿Qué ocurre con la Responsabilidad Social de puertas para adentro?

La RSC de puertas para dentro

Estamos acostumbrados a hablar de RSE pensando en el prestigio que esto nos puede proporcionar como compañía, pero ¿nos hemos parado a pensar todo lo que puede aportar si se aplica con sentido dentro de una organización?

Se ve la Responsabilidad Social Empresarial como una mera fachada, una forma de mejorar la imagen de la empresa de cara al exterior y, por tanto, algo que en el fondo busca más el marketing que un compromiso sincero con el mundo y la sociedad.

No debemos olvidar que los trabajadores son el activo básico de toda la empresa y, por tanto, están llamados a convertirse en el catalizador de dicho compromiso de forma real.

Establecer la RSE como parte de la gestión interna dará lugar a trabajadores más motivados en sus puestos de trabajo y, por lo tanto, más comprometidos con la cultura de la organización y sus valores, para incluirlos de manera intrínseca en sus propias acciones.

Es necesario un trabajo en equipo entre todos los integrantes de una compañía para lograr esto. Para ello: la comunicación, uno de los valores básicos de toda empresa que se precie de mantener una política RSE, es imprescindible para que las distintas partes logren unirse en un todo que lleve a esa empresa por el camino del éxito. Éxito entendido como un ambiente laboral positivo que permita el desarrollo de todos los integrantes de esa organización.

Después de todo, el principal recurso de una compañía son sus trabajadores, no sólo como activo de producción sino también de comunicación y relación con el exterior. De ahí la importancia de establecer unas políticas internas de RSE que apoyen la motivación, el desarrollo, la igualdad, el bienestar y que contribuyan, en definitiva, a la buena salud física y mental. No debemos olvidar que uno los pilares básicos de toda RSE es el desarrollo de la sociedad con la que interactúa y, para una empresa, no debe haber sociedad más importante que la suya propia en términos de bienestar y compromiso.

Talleres colaborativos, formaciones internas, sesiones de mindfulness, apoyo al deporte, … son herramientas que se pueden usar para ayudar a interiorizar los valores y compromisos y que, sobre todo, hay que empezar a valorar como parte necesaria de toda RSE.

Patricia Vicente – Directora de Recursos Humanos de GEE

2 comentarios
  1. Juan Carlos
    Juan Carlos Dice:

    Muy acertado este post.. Un ambiente negativo bloquea los mecanismos de producción, creatividad y resolución de problemas tan necesarios en la simbiosis laboral. Y no sólo eso, también puede externalizar la situación repercutiendo en el ámbito personal de todos los trabajadores.

Trackbacks y pingbacks

  1. […] Porque el deporte, y sobre todo aquél impulsado por la organización, es una de las maneras más sanas y potentes de generar sentimiento de pertenencia a la compañía, mejorando la autoestima de los participantes y liberando el estrés del día a día. ¿Qué se consigue con todo esto? Una (evidente) mejora del clima laboral, algo importante hoy en día para todas aquellas organizaciones preocupadas por la Responsabilidad Social Corporativa; un concepto que, como ya hemos hablado anteriormente, empieza desde dentro. […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *