La importancia de la obsolescencia de los equipos médicos

La obsolescencia de los equipos médicos

Tendemos a pensar que un correcto mantenimiento de los equipos médicos conlleva una vida casi eterna de uso del mismo. ¿Realmente algo así es rentable? ¿Nos estamos equivocando?

Los últimos datos globales (diciembre 2014) reflejaban ya que el 30% del parque instalado en los hospitales españoles (787 hospitales) tiene entre 6 y 10 años y más del 10% cumple la década. En el año 2015, se adelantó que modernizar estas tecnologías supondría un ahorro anual mayor a los 1.000 millones de euros.

Apostar por las nuevas tecnologías como la cirugía ambulatoria, la telemedicina, los test de diagnóstico in vitro, … contribuirían a una sustancial mejora de la eficiencia asistencial y la racionalización de la gestión.

Existe en nuestro país, podemos decir, una brecha entre la capacidad de innovación y la capacidad de asumir esos cambios por parte de las administraciones públicas. Aún así, se ha desarrollado por parte del Ministerio de Sanidad un proyecto de “Plan de renovación” del equipamiento tecnológico.

Pero, la pregunta que mucha gente se hace es: ¿cuándo debo desechar realmente un equipamiento médico? Aunque a la vista de lo comentado puede parece una pregunta sencilla, no lo es tanto. Sí existen diversos criterios por los que abandonar lo viejo en favor de las nuevas tecnologías y debemos tener en cuenta también que las expectativas de vida del aparato vienen definidas por el fabricante.

Aún así, esta vida útil viene también influenciada por el diseño y el trato que se dispensen por parte de los usuarios: un uso abusivo, un desconocimiento de ese uso o una intervención de personal no autorizado pueden degradar aún más rápidamente el equipo en cuestión.

Siempre debemos tener en cuenta que un equipo es usable siempre que cumpla con los requisitos por los cuáles se ha fabricado, además de pasar un mantenimiento preventivo y unas pruebas de seguridad y calidad. Si este equipo no alcanza la eficiencia deseada, el coste de su mantenimiento comienza a ser elevado y/o peligra la seguridad del paciente o usuario, habrá que contemplar las alternativas a dicha tecnología y marcar ese equipo como obsoleto.

Aunque creamos que un correcto mantenimiento puede hacer que todos los equipos funcionen eternamente como el primer día, hay que también pensar que la tecnología avanza a pasos agigantados. Por ello, la tecnología más puntera de hoy, en un par de años será algo obsoleto, sino por su funcionamiento, sí por su cometido.

Dpto. Marketing de GEE

2 comentarios
  1. Alexander Mateus
    Alexander Mateus Dice:

    Buenos días, cuando quiero compartir este artículo en FaceBook clickeando en el enlace de abajo me publica otro artículo diferente, simulacros contraincendionque no tiene nada que ver. Por favor revisarlo.

    Gracias

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *