La comunicación interna como impulsor del cambio

Comunicación interna para el cambio

Hoy en día, la gran mayoría de las grandes empresas estamos comprometidas con lo que llamamos RSC, es decir: con nuestro entorno y el impacto que nuestras actividades generan en él. También somos conscientes de la necesidad de la comunicar estos esfuerzos y compromisos. ¿Conoces por qué es importante comunicarlo también de forma interna?

Muchas veces, cuando hablamos de comunicación empresarial pensamos en noticias e información en los grandes medios de comunicación de masas, pero se nos olvida la existencia e importancia de la comunicación dentro de nuestra propia empresa: hacer partícipes a empleados y colaboradores de nuestros objetivos en materia de RSC es necesario para mantener un propósito común con el que llevar a cabo toda nuestra política de responsabilidad, facilitando también la resiliencia en la empresa y personas, desarrollando la capacidad de aprender de las dificultades propias o de otros.

Las organizaciones necesitan, así, aprender a comunicarse con las personas, no sólo con los grupos segmentados o de interés, y trabajar la capacidad de comunicación individual, pasando del grupo al individuo. Las personas que trabajan por y para esas organizaciones son, o deben ser, el principal punto de partida.

Comenzar desde la propia organización conversaciones donde ella misma no sea la protagonista, permitiendo una co-creación de la comunicación entre personas y no entre cargos, es necesario y beneficioso para hacer llegar e impulsar la aprehensión de los valores y políticas RSC que se promueven desde las propias empresas. Hoy día, la comunicación entre personas tiene más credibilidad y cala mejor en los trabajadores que aquella que llega directamente de presidentes o comités de dirección.

Pero, ¿por qué decimos que la comunicación interna puede ser un impulso para el cambio?

Debemos tener presente que la RSC, después de todo, parte del negocio con la idea de retornar al negocio: en forma de reputación, marca, beneficios para su entorno y, por lo tanto, para ella misma, … Cuando estamos haciendo comunicación interna realmente se está trabajando en la comunicación externa: trabajadores y colaboradores pueden, y deben, ser el mejor embajador, altavoz y ejemplo de las políticas de transformación impulsadas por la empresa.

Comunicar es, en resumen, un ejercicio beneficioso para la salud de las empresas, su reputación y sus trabajadores. Comenzar por los que tenemos más cerca es el mejor punto de partida para mostrar, y contagiar, nuestros propios compromisos y acciones de cambio para lograr un entorno – empresa, medio ambiente y personas – más cuidado y sostenible en el tiempo.

Área de Marketing de GEE

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *