Acciones que reducen el impacto ambiental de las empresas

Reducir el impacto medioambiental

Hoy en día, y cada día más, el impacto medioambiental de las actividades empresariales es un tema al que se da una enorme importancia. ¿Qué pueden hacer cualquier tipo de compañía para reducir su huella en el entorno?

Uso eficiente de la energía.

Toda empresa, por grande o pequeña que sea, tiene un consumo de energía diario del que muchas veces no somos conscientes: agua, luz, calefacción, … Aplicar herramientas de ahorro o gestión en las mismas contribuye a una disminución de esa energía gastada y, por tanto, de los recursos naturales requeridos. Usar bombillas LED de bajo consumo, reductores del caudal de agua en grifos y WCs, regular la temperatura y carpintería adecuada en puertas y ventanas son algunos ejemplos de acciones que se pueden llevar a cabo para contribuir a la preservación del medio ambiente en el que estas empresas operan.

Revalorización de los residuos.

Cuando pensamos en los residuos que generamos tanto a nivel empresa como individual, siempre pensamos en temas de reciclaje. Esto es muy importante a la hora de cuidar nuestro medio ambiente. Sin embargo, parte de estos residuos pueden tener un valor más allá del reciclado: se puede obtener un valor monetario que destinar a causas sin ánimo de lucro, el uso de sus componentes para otros equipos, la obtención de compostaje en empresas orgánicas, … Un estudio de los residuos que genera nuestra empresa puede mostrarnos soluciones mucho más eficientes que su mero reciclaje.

Sensibilización de los trabajadores.

Mantener una empresa eficiente y ambientalmente responsable está muy bien, pero ¿y si sus trabajadores también lo fueran? Multiplicaría las acciones, sus consecuencias y la ayuda en su protección. Por ello, realizar campañas de concienciación de reciclaje, reutilización o uso eficiente de energías a nivel individual es algo también muy interesante para todas aquellas empresas comprometidas con su impacto en el entorno.

Sistemas de Gestión ambiental y RSC.

Mantener sistemas de Gestión ambiental y de responsabilidad social internas e integradas en la empresa es un paso necesario para la reducción de este impacto. No sólo como gestión de los residuos producidos o la energía gastada, sino como base a todas las actividades que se llevan a cabo en y por la empresa.

Tener claro que este compromiso es algo que debe estar intrínseco en todas las decisiones que se tomen es un gran paso para la reducción preventiva, paulatina y sistemática de nuestra huella en el entorno medioambiental.

Dpto. de Marketing de GEE

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *